jump to navigation

Sobre cuervos verdes 11 febrero 2011

Posted by José Ignacio Merino in Ciencia, Reflexiones.
trackback

Quizás te extrañe el título de la entrada ¿un cuervo verde? ¿no son todos los cuervos negros? Pues sí, todos los cuervos son negros y ahí es donde yo quería llegar pues ¿quién no nos dice que en mitad de algún lugar exista un cuervo verde que no ha sido visto por nadie? ¿podríamos decir tan alegremente que “todos los cuervos son negros”?

Todas las ciencias, salvo las matemáticas, se basan en la experiencia. Cuando se dice “todos los cuervos son negros” en realidad se quiere decir “aún no se ha comprobado la existencia de un cuervo que no sea negro”. Si algún día, alguien lograse capturar un cuervo verde y se demostrase sin ningún género de dudas que no es un fraude, simplemente cambiaríamos ese enunciado por “todos los cuervos son negros o verdes” o quizás estudiando algo más el fenómeno podríamos decir “todos los cuervos son negros salvo si se da la circunstancia tal (póngase aquí si logran descubrir porqué el cuervo es verde) donde el color de su plumaje será verde”.

¿Qué tiene esto que ver con la Física? te estarás preguntando. Pues mucho. Por ejemplo, la mecánica enunciada por Newton y desarrollada posteriormente por muchos físicos fue la teoría válida durante 3 siglos hasta que Einstein teorizó su relatividad y descubrimos que TODA la mecánica newtoniana era falsa. Si, si, falsa, mentira, un fraude… Bueno, no seamos tan duros con ella. Realmente lo que Einstein descubrió fue que esa mecánica no es aplicable a velocidades comparables a la de la luz o en presencia de campos gravitatorios intensos. A bajas velocidades y en campos gravitatorios débiles es una MUY buena aproximación. Tan buena que cuando se mandó el hombre a la Luna o cuando tienen que lanzar sondas al espacio, los cálculos que hacen son con la mecánica newtoniana. No aplican para nada los postulados de Einstein porque de así hacerlo las ecuaciones sería terriblemente complicadas para al final acabar dando el mismo resultado que darían si sólo aplicásemos las formulas sencillas de Newton.

Ejemplos como esos tenemos a patadas a poco que nos interesemos por la historia de la ciencia. Por ejemplo, la teoría de la relatividad también destrozó el famoso principio de “la materia ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma”. Hoy en día sabemos que lo que se conserva es el cociente entre materia y energía. La creencia que la luz era o una onda o una partícula también se vio superado al saber que en realidad tiene los 2 comportamientos. La Termodinámica fue ampliamente explicada y superada por la mecánica estadística, …

Pero la conclusión que debemos de sacar no es que “no sabemos nada”, sino que la ciencia se encuentra en continua evolución.

¿Quiere decir esto que la relatividad o la mecánica cuántica son teorías falsas? No, ni mucho menos. De hecho, las teorías con más robustas de lo que pensamos.

Una teoría física está basada en lo que llamamos “postulados” que es ni más ni menos que un principio indemostrable basado en nuestra experiencia. Por ejemplo, cuando decimos “la materia ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma” estamos enunciando un postulado. No es posible demostrarlo al igual que no es posible demostrar que “todos los cuervos son negros”. Está basado en nuestra experiencia del día a día donde nunca hemos visto que aparezca o desaparezca materia de la nada o donde nos hayamos topado con un cuervo verde. Si algún día viésemos crear o destruirse materia de la nada, tendríamos que cambiar el postulado.

Por ejemplo, los 3 postulados de la termodinámica son:

* “La energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma”.

* “No es posible transformar íntegramente el calor en energía útil”.

* “Es imposible alcanzar el cero absoluto”.

Estos postulados se conocen como “las 3 leyes de la termodinámica”. TODA la Termodinámica se basa en estos postulados y TODA ella puede ser demostrada a partir de estos principios tan básicos. Así que la Termodinámica será siendo verdadera en cuanto estos 3 postulados sean verdaderos (Nota para los puristas: existe una cuarta ley llamada “postulado 0” que dice que “si 2 sistemas están en equilibrio termodinámico la temperatura de ambos es la misma”, pero no nos interesa mucho para este ejemplo).

Como veis la ciencia no está tan “en precario” como pudiese parecer. Ahora bien, si algún día, alguno de estos principios fuese falso. Es decir, si algún día, alguien, en algún laboratorio del mundo (o en su casa) lograse demostrar sin ningún género de dudas que uno de estos principios es falso, toda la Termodinámica sería falsa… Pero eso en realidad ya ha ocurrido.

Por ejemplo, el primer principio sabemos que es falso. Como te he comentado, desde la relatividad de Einstein, sabemos que la materia puede transformarse en energía y viceversa (y de hecho se puede medir fácilmente en laboratorios y usamos ese fenómeno para producir electricidad cada día en las centrales nucleares). Así que eso que “la energía ni se crea ni se destruye” es falso. ¿Quiere eso decir que debemos de tirar la Termodinámica a la basura? No, tan sólo debemos tener cuidado de no aplicarla en algún proceso donde entre en juego la conversión materia/energía. En esos casos la Termodinámica no sirve. Así pues, una explosión atómica no puede ser explicada por la termodinámica pues no encontrará explicación de cómo a partir de unos kilos de Uranio a una temperatura ambiente se puede llegar a cambiar la temperatura de esa forma tan brutal pues en realidad es debido a que unos gramos de ese Uranio se convierten en energía.

Como ves, tenemos unos edificios muy robustos. La mecánica cuántica, por ejemplo, tiene sus postulados (6 en concreto) al igual que la relatividad, la mecánica estadística, la mecánica clásica (que son las 3 leyes de Newton más el principio de relatividad de Galileo), … .

Así pues, todos los que proclaman: “¡La Relatividad es falsa!” deben de gastar menos saliva y tan solo deben de buscar algún caso donde no se cumpla uno de los 2 postulados de la Relatividad (que son que todas las leyes del Universo son iguales da igual si nos estamos moviendo con velocidad constante o estamos quietos y que la velocidad de la luz es constante independientemente del estado de movimiento de la persona que lo mida).

Ya está ¿veis qué fácil? con que los detractores de la relatividad encuentren tan sólo un único hecho experimental que contradiga alguno de los dos postulados habrán conseguido su objetivo. Obviamente estoy se ha intentado por activa y por pasiva muchas veces. Seguro que cada cierto tiempo os encontráis un artículo en el periódico con que “científicos lanzan un satélite para comprobar la teoría de la relatividad de Einstein”. Como veis no se hace por capricho pues la comunidad científica es la primera que intenta encontrar los puntos débiles de las teorías.

Si algún día se encuentra en algún punto remoto del Universo, o en un lugar cercano algún caso que contradiga alguno de los postulados de una teoría, directamente podemos redactar el acta de defunción de esa teoría en la que se basa en ese fundamento y dedicarnos a encontrar otra mejor. O bueno, no hace falta enterrarla. Nos valdría con prohibirla entrar a jugar en aquellos casos en los que ese postulado no se cumpla (como ya hemos visto con la Mecánica Newtoniana o con la Termodinámica).

Así que ya que sabéis como funciona la ciencia, tan sólo permitidme otro caso más: las vacas voladoras.

Imaginad que os llega un amigo de confianza y os dice: “Tío, acabo de ver una vaca volando”. Tu no le crees y le dices que eso es imposible que hay un postulado que dice que “las vacas no vuelan”, a lo que tu amigo te responde: “¿Me estás llamando mentiroso? Te he dicho que he visto una vaca volando y si no me crees, a ver, demuéstrame que las vacas no pueden volar”.

No, las cosas no funcionan así. “Las vacas no pueden volar” es un postulado. No se puede demostrar más que por la experiencia del día a día de que nunca nadie ha visto una vaca volando. Es él el que te tiene que demostrar que sí ha visto una vaca volando y que por tanto ese postulado es falso. En realidad te está tendiendo una trampa al pedirte que demuestres algo que por definición es indemostrable.

Esa es la trampa de todas las pseudociencias (homeopatía, telepatía, astrología, quiromancia, adivinación, ufología, …). Te dicen “He visto un OVNI” y en vez de darte pruebas irrefutables sobre la veracidad de su observación te acaban diciendo “a ver, demuéstrame que los OVNIS no existen”. También te dicen “estas pastillas homeopáticas son la caña y curan de verdad”. Igual, al final eres tu el que tienes que acabar gastando fuerzas y saliva en intentar demostrar que la homeopatía es un fraude en vez de ser ellos los que aporten pruebas sobre su funcionamiento (y pruebas contrastables, no vale “a mi primo le fue bien”).

Al igual, los “iluminados” que dicen que la relatividad es falsa no se esfuerzan en encontrar un caso que haga falso el postulado. En vez de eso te retan a que demuestres que los postulados de la relatividad son ciertos. Y como caigas en esa trampa te verás en un “diálogo de besugos” donde tendrás que estar dando mil y un ejemplos para demostrar que todo es cierto mientras tu interlocutor estará tan ricamente sentado sin hacer ningún esfuerzo poniéndote en duda todos los ejemplos y diciéndote “¿pero estás seguro que en alguna otra galaxia la velocidad de la luz es esa y no otra?”

Avisados estais.

Anuncios

Comentarios»

1. el cafe del alba - 24 octubre 2013

Reblogueó esto en El café del albay comentado:
No he podido dejar de identificarme con lo argumentado


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: